• Twitter Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Instagram Social Icon
  • Facebook Social Icon

POEMS curated by Gabriela García Azcuy 

POEMS    

 

BLOOMING

By Lisyanet Rodriguez

 

FUGACIOUS

By Gina Pellón, Ana María Sarlat, Ivonne Ferrer and Laura Luna

 

BEING

By Sandra Ramos, Ana Albertina Delgado and Marlys Fuego

 

I. Blooming by Lisyanet Rodriguez,

II. Fugacious by Gina Pellón, Ivonne Ferrer, Ana María Sarlat and Laura Luna; And, finally,

III. Being by Sandra Ramos (1969), Ana Albertina Delgado (1963) and Marlys Fuego (1988).

POEMS    

 

¿Quién es ella?¿Una esencia ontológica, 

una figura discursiva, una conveniencia histórica (…)

Lázara Castellanos

 

Para la fecha de marzo ya estaban ideadas varias propuestas con el propósito de unirse a las celebraciones del día internacional de la mujer: una exposición personal de la joven artista Lisyanet Rodríguez (1987) y homenajear a Gina Pellón (1926-2014) en plática con las creadoras Ivonne Ferrer (1968), Ana María Sarlat (1959) y Laura Luna (1959). A la vez, el Kendall Art Center (KAC) se encontraba en la vorágine de expandir sus salas exhibitivas y su director, Ciro Quintana, consideraba la idea —para el nuevo espacio— de establecer un diálogo intergeneracional entre distintas artistas con una formación común, el Instituto Superior de Arte de La Habana (ISA).

Ante todas estas ideas y confluencias, decidí que Poems (Poemario) era el título perfecto que permitía aunar tres  muestras a modo de poemas individuales bajo un mismo evento. I. Blooming por  Lisyanet Rodriguez, II. Fugacious por Gina Pellón, Ivonne Ferrer, Ana María Sarlat y Laura Luna; y por último III. Being por Sandra Ramos (1969), Ana Albertina Delgado (1963) y Marlys Fuego (1988).

Una muestra de artistas mujeres -sin intencionadas o esgrimidas posturas feministas. Simplemente una comunión de discursos y poéticas íntimas con la sutileza y elegancia del buen arte. 

 

I. Blooming 

Con la Serie Blooming, la artista Lisyanet Rodríguez, cuestiona lo cánones de lo Feo, establecidos en la cultura occidental. Desde una profunda atadura emocional a la naturaleza y la humanidad, considera que todo ser vivo es bello, pues todo nacimiento, florecimiento —Blooming— es un proceso de esencia mágica. 

Bajo esta premisa, se decide —con una destreza técnica exquisita— a crear obras que proyectan al espectador ante una fealdad formal y la representación artística de la misma. El público por segundos se encuentra en una encrucijada  receptiva. Pero ella sabe usar a su favor el valor aurático de la obra de arte. Desde sus lienzos y cartulinas exonera a aquellos seres deformes, en desequilibrio, incompletos, distintos, y los eleva a una categoría de belleza sublime. Los dolores, miedos y desidias sufridas por sus figuras son reivindicados con afán enérgico. Pues, como todos los entes provenientes de la naturaleza, tienen cualidades únicas, tienen cierta belleza.

 

Es interesante cómo varía diametralmente la representación animal y la humana en esta serie, aun cuando el sintagma temático es el mismo. Los primeros, dibujados a lápices de colores sobre cartulinas de fondos blancos; son en su polimorfismo, deformes felices. Sin embargo, en la representación de la figura humana, la teatralidad y el sufrimiento aparecen. Realizados sobre grandes lienzos con tonos grises y ocres principalmente,  la obra es totalmente autorreferencial. Los rostros de la artista se repiten ante el espectador y emergen  cuerpos femeninos sin rostro o porciones cercenadas de manos y pies. Es como si la artista exorcizara sus más profundos miedos y los sacara a la luz.  Constantemente la mirada se escapa, se oculta, desaparece (Hunting Butterflies, 2017; Stumble, 2016; Holding on, 2016). Y cuando mira, no nos interpele, solo posa, como ente flotante de otro mundo (Fallen Princess). Pueden ser inquietantes y lamentables, también teatrales, románticos y melancólicos. Pero siempre busco inspirar sentimientos de amor, dulzura, bondad, ternura y belleza que son parte eterna y universal de la condición humana -asegura la artista. 

 

II. Fugacious 

A modo de homenaje a la ya fallecida Gina Pellón, se exhibieron gran parte de las obras de la artista pertenecientes a Rodriguez Collection, colección adjunta al KAC, propiedad de Leonardo Rodríguez y familia. Un total de 12 obras que abarcan su producción desde los años setenta hasta los dos mil. Lienzos, collages, acuarelas, pasteles. Sus icónicas guaguas e ilustraciones infantiles. Rostros femeninos de fuertes trazos expresionistas y otros de bello dibujo naive. Se percibe al instante, el alto dominio del color, el sello de lo cubano que la acompaño siempre —aún su asentamiento en París durante la mayor parte de su vida. Sin dudas, una obra de espíritu libre que ella describiría  “a kind of multicolor graffiti”

 

Como artistas invitadas las cubanas Miami-based,  Ana María Sarlat, Ivonne Ferrer y Laura Luna, desde una obra puntual se sumaron a Fugacious.  La primera, con la obra “Dear Son” (1996) una gran Madonna en extremo simbólica y multirreferencial —María, Medea—  canto a la maternidad  y la mujer. Una figura en llanto, con pechos lactantes y un abdomen que trasluce un micromundo de vida. Del tercer chakra pende un alfiler con un poema. Poema al hijo, al hombre, que no debe olvidar de donde ha venido, que no debe continuar la historia cíclica de desigualdades y maltratos a las féminas. “Walk tall, walk honest, walk with love…” lo sermonea y arrulla. A la vez, al observar los colores blanco-rojo-azul que dominan la obra, referencias a la identidad de la artista; la figura deviene Patria y el hijo  miles de hombres. 

 

En Yarini, una orgía de libertad (2012), Ivonne Ferrer, interconecta referencias históricas que necesitan de un espectador agudo, capaz de develar más allá del mero erotismo de la pieza. El famoso gigoló habanero de la barriada de San Isidro quién llegó a ser una figura política para el período, es el motivo para hablar sobre el decursar de la historia de un país, cíclico en sus procesos como la forma de la orgía misma. La política/historia entendida como placer, promiscuidad y juego de adultos. El uso de los códigos gráficos de la época y cierta referencia pop, traducen un guiño humorístico y zalamero. La autora simplemente no tiene reparos en develar, “to dismantle or remove history’s clothes, and to undress it in such a way that its tricks are revealed. ”

 

En la obra de Laura Luna es evidente y tangencial las influencias de las religiones afrocubanas y prácticas espirituales.  En Islands of thousand paths (2017) una cabeza de mujer en rojo se haya tendida sobre un mar-cielo-balsa. Partícipe y testigo de una historia.  Lazos cual trenzas amarradas a clavijas en su memoria se entrelazan con barcos de cerámica pintados. Memoria asociada a la historia personal de migraciones y cambios de la artista. En Bicameral Pyramid (año), remeda la hipótesis sobre la división de las funciones cognitivas divididas en dos partes en los seres humanos hace 3000 años atrás; una parte del cerebro que habla,  otra que escucha y obedece. La obra es un torso masculino en bronce. Muchas analogías se suscitan. Desde los inicios de su obra la artista ha explorado  la condición de ser mujer como espacio de virilidad.  

 

III. Being 

En la Serie Havana-Mirage Sandra Ramos construye Havanas utópicas. Interconecta espacios — HAV-MIA/ HAV-NY— alejados geográfica y políticamente, mediante puentes, vientos, barcos-submarinos, cuerdas. O, como en aquel cuento ruso que tanto leí en mi niñez “El caballito jorobadito”, decide construir La Habana sobre una ballena. Es interesante cómo al aproximarnos a estas obras sus espejos y reflejos nos adentran en la ilusión de la escena,  como si fuésemos el personaje que esperaban llegase. La artista afirmaría, “My work is a bridge, a line connecting my ideas with those of others and the past and future of my country, a path to tolerance of difference, to wonder at the world and its beauty, virtue of innocence and utopia”.  En el libro-objeto “Searching Ithhaca” de la serie Revisiting Mithologies, el viaje se convierte en metáfora, en recuento de una historia de miles. Nuevas narraciones historian el mito: una Habana habitada por Polifemo, el barco de Odiseo y su tripulación arribando a la bahía de Miami. “Ithaka gave you the marvelous journey without her you would not have set out” “As you set for Ithaka, hope the voyage is a long one, full of adventure, full of discovery”. 

 

La obra de Ana Albertina, es de una peculiaridad iconográfica bien distintiva por sus figuras de rasgos delineados y cabezas pelonas. En sus piezas se sincretizan influencias de fabulaciones y creencias de culturas diversas. El resultado es una obra sui generis, de personajes herméticos, mágicos, delicados, complejos. Un mundo de fantasías con predominio absoluto de la paleta rosa. En Polilla y polen (2017) y Suspensión en oro (2017), sus obras más recientes,  se percibe una conexión directa a la savia primigenia. Las figuras tienen el poder de controlar lo divino,  el cosmos.  La secuencia es una clave importante de sus composiciones, aún cuando las piezas funcionen individualmente, veáse La danza de un solo pie, Las fantasías de la mitad,  El misterio de las formas, Bolas de queso verde, La ausencia y el retiro [2009]. En su conjunto las obras de la muestra discursan sobre temas como el ser y su destino, los ciclos continuos de la existencia. 

 

Las Series Stars, Travel, Mi Aire, Bondage, Blank Space se conjugan en una amplitud de soportes, lienzos, collages, cajas de luces, cartulinas para mostrar a una Marlys Fuego más elíptica en sus discursos. El colorido y  brillo característico de su obra aparece ahora sobre fondos oscuros, neutros. Vuelven los juegos de las apariencias, lo supuestamente bello esconde un trasfondo de complejidades múltiples asociadas a la niñez y la construcción de la identidad de género. Las muñecas devienen reiteración en obras como Stars homogeneizadas en blanco cargan banderas cubanas cual soldados inertes. En el lienzo Bondage la artista sustituye las fotos de terceros por una imagen propia. Se entrega al espectador como objeto y sujeto, modelo de un cuidadoso bondage. Sin embargo en oposición,  En mi aire, unas muñecas sufren el amarre, dentro de un abismo de fractales. Como si infancia-adultez se tratara de  realidades y apariencias. 

 

Poems es un compendio de disímiles discursos intergeneracionales, visuales, temáticos. Una madeja que regresa siempre a “¿Quién es ella? (…) una práctica artística?

 

Gabriela García Azcuy